Blog

Salud & Bienestar

Frutas y verduras, salud desde Perú

Es tiempo de Perú en Love My Salad y por esto vamos a dedicar unas palabras a algunas de las 623 especies (553 nativas y 70 introducidas) que podemos encontrar entre las frutas y hortalizas de este país. Antes de adentrarnos en sus propiedades nutricionales, demos un paseo por este bello país para situar algunos de los alimentos  más destacados según su zona de producción:

  • Las principales frutas de la costa son, entre otras, plátano, melón, sandía, uva, ciruela, mango, palta, guanábana, mamey, cereza, manzana, limón, mandarina, maní, pera, tamarindo, toronja, caracuya o algarroba.
  • En la sierra destacan  sauco, aguaymanto, papaya, guayaba, tuna, capulí, chirimoya, pacae, lúcuma, pepino dulce, kiwi o berenjena.
  • En la selva las protagonistas son la guaba, camu camu, pitahaya, cocona, castaña, umari, mullaca, guanábana, macambo, cacao, piña y carambola.
  • Las principales verduras de la costa son la alcachofa, espárragos, paprika, pimiento, aceituna, brócoli, acelga, albahaca, apio, col, lechuga y coliflor.
  • Y en la sierra, espinacas, choclo, zanahoria, zapallo, olluco, oca, maíz, frijol, calabaza y huacatay.

 

Variedades de patata

 

Aunque no suelan tener un papel predominante en ensaladas, merece la pena hacer una mención especial a las patatas y su gran variedad, pues sorprendentemente sus nutrientes se comportan de manera muy parecida a muchos vegetales por su color. Si recordamos cuando hablabámos del significado de los colores en los vegetales, veíamos que los fitoquímicos eran sustancias con actividad biológica que se encuentran de forma natural y exclusiva en los alimentos de origen vegetal, y que tienen efectos positivos sobre la salud. Además, estas sustancias se sintetizan en la planta como mecanismo de defensa frente a enfermedades, patógenos o condiciones climáticas, según la cual aparece un pigmento u otro asociado a una función y a un color.

Esto ocurre también en las patatas de diferentes colores, por lo que podemos relacionar sus colores con beneficios para la salud, como ocurre con la patata morada, que es rica en compuestos fenólicos y antocianinas de gran capacidad antioxidante; o la patata roja, con gran contenido en vitamina C y hierro. Esta última combinación es idónea para aquellos que no consumen fuentes animales de hierro, ya que este mineral en los vegetales necesita ingerirse junto a vitamina C para que sea absorbido y pueda desempeñar eficazmente sus funciones. Cocinarlas al vapor minimizará las pérdidas que pueden darse de vitamina C.

Cuando hemos hablado de esta vitamina, sobre todo en el pimiento rojo que es muy rico en ella, siempre se ha aconsejado comer los alimentos que la contienen en crudo por su gran susceptibilidad  al calor. Pero en el caso de la patata habrá que cocinarla, pues en crudo podría resultar tóxica.

 

 

Racimo de uva tinta

Aprovechando que ha salido el tema de los polifenoles, no podemos dejar de mencionar a la uva, que además de ser muy rica en estas sustancias tan beneficiosas para la salud, ocupa un puesto importante en las exportaciones de frutas y hortalizas de Perú.

 Los polifenoles más abundantes en la uva (tinta principalmente) son los estilbenos, las antocianinas y los flavonoles. Los primeros son los principales responsables de los beneficios atribuidos al vino tinto, siendo resveratrol el estilbeno mayoritario. Este famoso compuesto, que hoy día protagoniza tantos suplementos alimenticios y cuya eficacia no vamos a discutir en esta entrada, es sintetizado por la uva en su piel como mecanismo de defensa frente a patógenos o agresiones externas, y se le han señalado propiedades anticancerígenas, antioxidantes, antiinflamatorias y cardioprotectoras.  

Las antocianinas, responsables de su color como en la patata morada y otros tantos vegetales como las moras, los arándanos, la berenjena, la col lombarda, los higos, las ciruelas o el pimiento rojo, además de sus propiedades antioxidantes, son usadas en métodos diseñados para evaluar el punto de maduración de la uva, y determinan también su astringencia.

Los flavonoles, que igualmente son responsables del color, se conocen por su capacidad de inhibir la agregación plaquetaria y la aterosclerosis, lo que se traduce en un menor riesgo de sufrir una obstrucción de las arterias.

Como siempre que hablamos de compuestos con propiedades saludables en frutas y hortalizas, el discurso parece quedar inacabado, pues estos son solo algunos ejemplos de los beneficios para la salud que nos ofrece la naturaleza independientemente de la tierra que pisemos.

Fuente www.viajarporlibre.org

Vivencias de

Ana Molina Jiménez

Ana Molina Jiménez

Profesional de la salud / educador

¿Que por qué me gustan las ensaladas? No me imagino mi rutina diaria sin ellas. No me canso nunca, las ensaladas ofrecen tal abanico de posibilidades diferentes que resulta facil comerlas a... Leer más