Blog

Salud & Bienestar

La naranja y sus secretos

La naranja, popular fruta de mesa, lidera cada mañana la gran mayoría de desayunos mediterráneos. Refrescante sabor, versatilidad culinaria y riqueza nutricional son los rasgos mejor la definen.

Además de ser rica en otros nutrientes que se verán a continuación, se la considera popularmente una buena fuente de vitamina C, no tanto por su cantidad (que es mucho mayor en otros vegetales, como el pimiento), sino porque al consumirla fresca, evita en gran parte su destrucción. La vitamina C es muy sensible al calor y la oxidación, por lo que consumir alimentos ricos en esta vitamina crudos y en el momento será la forma más efectiva de obtener todas las propiedades saludables que esta ofrece.

Un solo vaso de zumo de naranja recién exprimido aporta el 91 % de la cantidad diaria recomendada de vitamina C. Para conservar al máximo sus propiedades se recomienda lo siguente: 

  • Intentar que las naranjas sean lo más frescas posibles.
  • Mantener las naranjas refrigeradas.
  • Si no se va a beber el zumo recién exprimido, guardarlo en el frigorífico en un recipiente de cristal bien cerrado. Así mantendrá sus propiedades casi inalterables durante 24 horas, aunque el sabor sí se perderá.

Ahora bien, nunca será igual consumir la naranja en zumo que la fruta fresca entera, pues en esta, sobre todo en la parte blanca pegada a la piel, el contenido en fibra es mucho mayor.

El tipo de fibra mayoritario es la pectina, que gracias a su carácter soluble ayuda a disminuir los niveles de colesterol. La pectina, que también es muy abundante en la manzana, tiene la peculiaridad de que al contacto con el agua forma como un gel (de ahí su uso en mermeladas), que en las paredes del intestino atrapa sustancias perjudiciales para el organismo como el colesterol LDL “malo” y las elimina con las heces sin ser absorbidas, contribuyendo de esta manera a la prevención de la hipercolesterolemia.

La pectina cítrica, junto con los limonoides responsables de aroma fresco tan característico de la naranja, ha sido también objeto de numerosos estudios anticancerígenos, incluso han salido al mercado algunos suplementos nutricionales a base de pectina.

Esta fruta protagonista de los cultivos valencianos también es rica en otros compuestos beneficiosos para la salud, como carotenos, ácido fólico y sobre todo calcio, mineral más conocido en los lácteos que en las frutas. Por lo que supondrá una buena opción para aquellas personas que busquen el calcio en fuentes vegetales en vez de animales, bien por elección voluntaria o por intolerancia a la lactosa.

 La naranja es un alimento que no puede faltar en cada cambio de estación y sobretodo cuando se padece  una infección, en cuyo caso se recomiendan unas 4 naranjas al día para ayudar al sistema inmune a luchar contra ella. La vitamina C o el consumo de naranja no son capaces en sí de prevenir el resfriado o la gripe, pero sí de acortar la duración de la enfermedad y hacer que los síntomas sean menos intensos.

En definitiva, no hay excusas para no consumir naranjas diariamente, pues además se considera un alimento de gran versatilidad, ya que puede consumirse en zumo a cualquier hora, como postre en forma fruta entera o como parte de diversas ensaladas. 

 

La naranja y sus secretos

Vivencias de

Ana Molina Jiménez

Ana Molina Jiménez

Profesional de la salud / educador

¿Que por qué me gustan las ensaladas? No me imagino mi rutina diaria sin ellas. No me canso nunca, las ensaladas ofrecen tal abanico de posibilidades diferentes que resulta facil comerlas a... Leer más