Ingredientes

  • 8/ 10 Nísperos
  • ½ Nuez de mantequilla
  • 1 cucharita de miel
  • Unas gotas de Agua de azahar
  • Una pizca de canela
  • Una pizca de Jengibre
  • ¼ de taza de cuscús
  • Un pellizco de sal
  • Menta o hierbabuena para decorar.

Autor de esta receta

Lourdes - Tía Lou de Cosas que nos hacen disfrutar

Lourdes - Tía Lou de Cosas que nos hacen disfrutar

Gastro-bloguero / Escritor gastronómico

¿Las ensaladas? Me vuelven loca, frias y templadas, sencillas y sofisticadas.  ... Leer más
up

Cuando pensamos en preparar un postre siempre nos inclinamos a los excesos de azúcares. Algo que me encanta recuperar de las tradiciones de Oriente Medio es que siguen respetando su origen humilde y auténtico de los tiempos de escasez  y basando su gastronomía en productos naturales.  Miel, frutos secos, pasas y frutas de mil maneras conservadas con especias o sin ellas, son protagonistas en cualquiera de los rincones de esta maravillosa tierra. 

Aún recuerdo cuando en un viaje a Marruecos una noche cenamos en una azotea amiga con un grupo de lo más variopinto.  Fue una joven de marroquí  quien nos preparó un postre sorprendentemente delicioso y que cautivó por conseguir reunir en una elaboración sencilla, los matices cítricos del níspero junto a los aromas más típicos, sin ninguna pretensión y toda la esencia.

Este cuscús lo he preparado basándome en los recuerdos  de aquel dulce bocado en aquella azotea. No ha sido igual pero os garantizo que ese toque de canela y azahar me han hecho cerrar los ojos y volver allá donde lo conocí en Ashilá

Espero que os guste este postre que es muy rápido de preparar y muy sano ya que ni siquiera utiliza azúcar, tan sólo una cucharadita de miel para endulzar y contrarrestar la acidez del níspero que acabamos de recolectar.  

Preparación

  1. Lavamos y pelamos los nísperos, los cortamos a la mitad y los deshuesamos.
  2. En una sartén pon un pizca (muy poco) de mantequilla e incorpora los nísperos y déjalos a fuego medio bajo unos 2 minutos moviendo de cuando en cuando. Incorpora una pizca de canela y otra de jengibre con cuidado de no abusar.
  3. Sigue removiendo hasta que la fruta comience a sudar con cuidado de que no se queme. Unos 2-4 minutos más.
  4. Mientras se termina de hacer preparamos el cuscús. Esta vez y por aligerar, he utilizado el micro. Calentamos media taza de agua con media cucharadita de miel, unas gotas de azahar y un pellizquito de sal  Cuando hierva la sacamos y la volcaremos sobre el cuscús. Removemos y tapamos. Abrir y remover con ayuda de un tenedor y una pizquita de mantequilla si os parece para desagrupar el cuscús.
  5. Una vez esté todo templado, mezclamos bien los nísperos especiados con el cuscús dulce y decóralo con una hojitas de menta o hierbabuena.

 

También te puede gustar