Blog

salading

Hacer ensaladas de modo sencillo

A veces tengo la sensación que la parte más difícil de hacer una deliciosa comida es en realidad justo empezarla... el otro día tenía antojo de una gran ensalada fresca y casi no la inicié porque sabía que tenía que picar los ingredientes. Al final me animé y ¡sólo me llevó cinco minutos!

Tener a mano los ingredientes adecuados hace esto más sencillo. Me encanta comprar lechuga romana baby (también llamada gems) que es realmente bastante fácil de cortar y lavar, luego incluyes ingredientes sencillos para la ensalada que requieran poca o ninguna preparación. Algunos trucos:

Buena compra: La lechuga baby romana forma una maravillosa base crujiente y dulce para cualquier ensalada, o prueba las espinacas  baby o una bolsa de hojas de ensalada mezcladas – normalmente están lavadas y listas para consumir.

Permítete un lujo: Los arándanos o frambuesas son dulces y deliciosos en las ensaladas. Los tomates cherry, las uvas, las aceitunas sin hueso, o las cerezas sin hueso pueden partirse por la mitad fácilmente. Algún queso de cabra o feta es fácil de desmigajar y añadir.

Utiliza las sobras: Si haces un asado, corta un boniato extra o unas cuantas zanahorias extras, o cualquier cosa que estés haciendo esa noche, ásalos y guárdalos para las ensaladas de mañana. Calabaza, boniato, zanahorias, remolacha, cebollas, y chirivías, sólo por nombrar algunas, todas sorprenden asadas y se conservan bien durante un par de días.

Esta ensalada de arándano y mango (¡una de mis nuevas favoritas!) es un gran ejemplo de una ensalada sencilla y rápida que puedes improvisar y disfrutar, sabiendo que está repleta de antioxidantes.

Básicamente, las ensaladas son siempre mejores cuando se preparan en el momento (un estudio reciente nos da una buena idea de cuánto tiempo exactamente pueden conservar los nutrientes las frutas y verduras después de cortarse), pero en realidad es un asunto de sentido común. Si la opción es entre consumir producción pre-cortada o no comer ensaladas en absoluto, compra los alimentos pre-cortados. Pero generalmente, es mejor seleccionar ciertos ingredientes, tales como la lechuga, que se envasan específicamente para conservar mejor los nutrientes, y utiliza tus escasos minutos valiosos en los ingredientes que realmente cuentan, tales como los tomates, las verduras de color verde oscuro, y los cítricos.

¿Tienes algunos métodos rápidos o decoraciones sencillas para las ensaladas que utilices durante los ocupados días de la semana de colegio/trabajo? ¿Cómo conseguiste tus colores frescos esta semana? ¡Deja que sepamos cómo lo haces!

Hacer ensaladas de modo sencillo

Vivencias de

Susan Savage

Susan Savage

Gastro-bloguero / Escritor gastronómico

Leer más