Blog

salading

Aprovecha esas hojas verdes que normalmente tiras

Recuerdo la primera vez que probé hinojo, en casa de mi abuela cuado yo era muy pequeño. Para mi el hinojo eran unas hierbecitas verdes, muy ricas y con ligero sabor anisado, que mi abuela mi preparaba salteadas con ajo, aceite, vinagre y sal. Nada más. Nunca vería un bulbo de hinojo (la parte blanca) hasta años después. Todo el mundo me decía que nunca habían comido esas hojas verdes que trae el hinojo, que eso se tiraba y lo que se aprovechaba era el bulbo blanco, al igual que las zanahorias o los puerros. Mis abuelos habían vivido épocas de escasez después de la guerra, y habían aprendido a aprovechar todo de los alimentos. Tirar era algo que no se podían permitir. Y al igual que del hinojo la mayoría desconoce que se puede aprovechar las hojas verdes, es importante que popularicemos el uso de esas hojas verdes de verduras que normalmente tiramos (o que directamente le decimos a nuestro verdulero que nos las corte), como las hojas de zanahorias, puerros, ajetes tiernos, cebolletas, cebollas, remolacha, nabo, rábano, rabanitos, brócoli o coliflor. Incluso la piel de los cítricos podemos aprovecharla para secarla y condimentar platos deliciosos! :)

 

Hoy en día, casi todos compramos en supermercados los alimentos frescos ya envasados en bandejitas. Zanahorias muy naranjas y bonitas (sin sus hojas verdes que le dan vida) en bolsitas o incluso ajetes tiernos ya cortaditos (sólo la parta blanca por supuesto). Hemos perdido la consciencia del origen de los alimentos, y las nuevas generaciones desconocerán totalmente que la zanahoria es una raíz o que las cebolletas sean bulbos comestibles que salen de la tierra. Por eso os aconsejo que visitéis las fruterías de vuestro barrio (y a sí apoyamos de paso el pequeño comercio local). En las fruterías podemos comprar las verduras frescas y si nos preguntan si nos cortan las hojas verdes de la remolacha o de la zanahoria, les diremos que no! ¡Que podemos aprovecharlas en nuestra cocina! Y sin son de cultivo ecológico mejor.

Vamos a hacer un repaso de algunas hojas verdes de las verduras que normalmente desechamos y os enseñaré a aprovecharlas en vuestras recetas :)

- Hojas verdes de las zanahorias: al contrario de lo que mucha gente piensa, estas hojas no son tóxicas y son totalmente comestibles. Son ricas en fibra, minerales y vitaminas (hasta 6 veces más vitaminas que la propia parte naranja) y tienen un sabor algo más amargo que el perejil. Pero podemos aprovecharlas como condimento (al igual que usamos perejil) como en una deliciosa merluza en salsa verde; como vinagreta o en las propias ensaladas, mezcladas con otras hojas verdes; también podemos usarlas para aromatizar fondos y caldos de pollo o verduras; incluso infusionadas en té o simplemente en batidos verdes detox, para dar frescura.

- Hojas del hinojo: como os decía, yo desde pequeñito ya comía estas hojas en crudo, aliñadas con un poco de sal, ajo, vinagre y aceite de oliva. Me encantaban. ¡Qué buenos! Pero uno de los usos más frecuentes que se le da es para pre parar el llamado "pesto peludo" a base de estas hojas de hinojo, frutos secos (almendras o nueces), ajo y aceite de oliva virgen extra ¡delicioso!. Podemos también condimentar nuestros guisos y caldos con un original sabor anisado, añadiendo estas hojitas.

- Hojas de la remolacha: Ricas en calcio y vitamica C. A este tipo de hojas igual estamos más acostumbrados porque suelen venir en algunos mix de ensaladas de bolsa, aunque mucho más pequeñitas. Las hojas de remolacha son parecidas a la acelga roja o las hojas de espinacas, y como tal podemos usarla en tortilla (como una tortilla de espinacas), en ensaladas, en sandwiches, salteadas o incluso en una deliciosa lasaña de espinacas y salmón ahumado o canelones vegetales.

- Hojas de cebollas y cebolletas: si están frescas, las largas hojas de cebollas y cebolletas están muy tiernas, y se pueden usar perfectamente en nuestros sofritos, estofados, o salteados. Podemos hacer revueltos como si fuera un revuelto de ajetes con gambas (ya que tiene una textura muy parecida) También podemos tomarlas crudas en ensaladas o bocadillos.

- Hojas de ajetes tiernos, puerros, etc. En los casos en que estas hojas están duras, las desechamos, pues estarían demasiado fibrosas y no serían agradables en el paladar. Pero el resto son perfectamente comestibles. Así que recordad cuando vayáis al mercado a comprar ajetes o puerros, comprarla con su parte verde. La picamos en trocitos pequeñitos y la podemos añadir a salteados, tortillas, sopas, guisos o unas deliciosas cremas de verduras.

- Hojas de la coliflor y brócoli: Cuando compramos coliflores, romescu o brócoli en el mercado suelen venir ya sin hojas. Pero si tenemos la suerte de encontrarla con hojas podemos aprovecharlas. Las hojas más centrales y pequeñas están más tiernas que las grandes, que son más fibrosas. Como las anteriores, podemos usarlas en guisos, salteados, revueltos y cremas de verdura. Por ejemplo, podemos hacer rollitos de primavera vegetales, rellenos de hojas de coliflor, zanahoria, cebolleta, calabacín y pimiento. 

Y vosotros ¿sabíais que podíamos aprovechar estas partes verdes de las verduras? ¿de qué otras verduras o frutas aprovecháis otras partes que normalmente tiramos? ¡Espero vuestros comentarios!

 

Aprovecha esas hojas verdes que normalmente tiras

Vivencias de

Chef Orielo

Chef Orielo

Gastro-bloguero / Escritor gastronómico

Me encanta usar verduras en mi cocina, que tiene un marcado carácter mediterráneo (aceite de oliva, pan, frutas, y hortalizas frescas). Las verduras son la base de mi dieta y mi cocina en... Leer más