Blog

Salud & Bienestar

¿Comemos toda la fruta y verdura que deberíamos?

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) deberíamos consumir 5 raciones de frutas y verduras al día, garantizando así el aporte de micronutrientes necesarios en nuestra dieta. Sin embargo, según un estudio realizado por la Agencia España de Seguridad Alimentaria (AESAN) sólo el 43% de la población encuestada consume hortalizas diariamente y la cantidad media de fruta consumida se corresponde con menos de tres piezas al día, que es la cantidad mínima recomendada. En cuanto a la ingesta de verduras, la media se corresponde con 1.5 raciones diarias, cuando desde la comunidad científica se estima en 2 raciones diarias. 

Esto hecho nos coloca en uno de los peores puestos en el ranking europeo de consumo de frutas y verduras. Y es que en España estamos dejando de lado la dieta mediterránea e incorporando demasiadas grasas a nuestra dieta.

 

¿Por qué deberíamos consumirlas?

  • Porque tienen muy bajo aporte calórico (menos de 70 kcal por 100 gr. de producto comestible)
  • Porque no tienen colesterol, ya que son alimentos de origen vegetal.
  • Porque son ricas en fibra, minerales, vitaminas y agua, sustancias necesarias para el funcionamiento de nuestro organismo.
  • Porque tienen un gran poder antioxidante, retrasando el envejecimiento celular.
  • Porque nos ayuda a prevenir muchísimas enfermedades cardiovasculares, trastornos digestivos, enfermedades neurodegenerativas e incluso ciertos tipos de cancer. 
  • ¡Porque están buenísimas y son muy fáciles de preparar!

 

¿Cuánto deberíamos consumir diariamente?

Hemos dicho que debemos tomar 5 raciones de fruta y verdura al día (una ración son unos 150 gr. de producto, por ejemplo, un plato de ensalada, una pieza mediana de fruta, una raja de sandía...), pero ¿cómo debemos distribuir estas raciones? Pues deberíamos consumir 3 raciones de fruta y 2 de verduras (al menos una de las raciones de verduras en crudo)

  • Por la mañana podrímos tomar un zumo de naranja.
  • A media mañana podríamos tomar una pieza de fruta (una manzana, plátano, un puñado de cerezas, etc.)
  • Al medio día podríamos introducir la ración de verduras en crudo, con una ensalada de verduras de diferentes colores (lechuga, zanahoria, zomate, remolacha y espárragos tiernos, por ejemplo).
  • Por la tarde volveríamos a introducir otra pieza de fruta de temporada (una raja de sandía, dos albaricoques, una pera, etc.)
  • Y por la noche tomaríamos un plato de verduras cocinadas, como un plato de espinacas salteadas, judías verdes cocidas, menestra de verduras, calabacín a la plancha, etc.)

La conclusión es clara, y es que necesitamos aumentar el consumo de frutas y hortalizas en nuestra dieta, y por supuesto, realizar alguna práctica deportiva y caminar más.

  

¿Comemos toda la fruta y verdura que deberíamos?

Vivencias de

Chef Orielo

Chef Orielo

Gastro-bloguero / Escritor gastronómico

Me encanta usar verduras en mi cocina, que tiene un marcado carácter mediterráneo (aceite de oliva, pan, frutas, y hortalizas frescas). Las verduras son la base de mi dieta y mi cocina en... Leer más