Para alguna gente, el pepino es todo un símbolo del verano: calor, calma, gazpacho fresco, alegres comidas y distendidas sobremesas. Sin embargo, las posibilidades del pepino van mucho más allá del tradicional gazpacho o de una ensalada verde. Esta hortaliza fresca, verde y jugosa es muy agradecida y versátil. Puede prepararse de maneras complicadísimas o aplastantemente sencillas. Simplemente con pelarlo y comérselo a mordiscos con un poco de sal y pimienta ya es todo un placer. Además, hay infinidad de variedades de pepino.

 

Cómo preparar

No es necesario lavar el pepino. Simplemente elimine las dos putas. Puede utilizarlo tanto pelado como sin pelar para rallarlo o cortarlo en rodajas o daditos. Con un utensilio especial de cocina o con una cucharita también puede darle forma de pequeñas bolas. ¡Deje volar su imaginación!

Tiempos de cocción del pepino

Hervido: 10 minutos

Microondas: 4-5 minutos

A fuego lento: 15 minutos

Al vapor: aprox. 15-20 minutos

 

 

 

Cómo comprar y conservar

Consejos para la compra
Compre pepinos que sean firmes al tacto y presenten una piel brillante e intacta.

¿Cómo conservar el pepino?
Lo mejor es guardarlo en un lugar fresco (12 °C), pero fuera del frigorífico, ya que ahí la temperatura sería demasiado baja para el proceso de maduración de esta hortaliza. En condiciones óptimas, el pepino se mantendrá fresco durante al menos una semana.

 

 

Serving

- rodajas o bolitas con lechuga, tomate, cebolla, olivas y queso feta
- con ajo y yogur como salsa griega
- rallada para dar consistencia a varios tipos de salsas
- en un bocadillo vegetal con queso o jamón york, huevo duro y tomate
- en forma de bolita en un pinchito de queso y tomate