Ingredientes

  • 20 g de sal
  • 1 litro de agua
  • 1 manojo de zanahorias limpias quitando la mayor parte del ramaje
  • 6 espigas de eneldo
  • 2 cucharadas de semillas de mostaza
  • 1 tarro de conserva desinfectado

Autor de esta receta

Leer más

Uno de mis restaurantes favoritos en mi ciudad natal Middelburg (en Los Países Bajos) ha sido un restaurante dedicado a la fermentación durante años. Casi todos los platos del menú ofrecen algo fresco que ha sido fermentado. Encuentro esto increíblemente sabroso. Y lleva un toque de emoción a tu comida.

La fermentación siempre sonó complicada a mis oídos. Hasta que le pregunté al chef si me podía enseñar. Y así fue, una mañana permanecí en pie allí en la cocina con un arsenal de tarros y verduras en conserva. Empecé con estas zanahorias fermentadas, entre otras cosas. A fecha de hoy, aún tengo un tarro de conservas en mi cocina.

Ahora podrías preguntarte lo que hacer con estas zanahorias. Son una estupenda incorporación a una tabla de quesos y tienen un sabor delicioso con fondue de queso. O añádelas a un entrante con distintos tipos de charcutería. Hoy comparto una versión con eneldo y semillas de mostaza, pero también hago estas zanahorias con ajo, jengibre, y guindilla.

No es difícil, pero asegúrate que trabajas con las manos y las herramientas limpias y desinfecta correctamente tu tarro de conserva. Mira los consejos en la parte inferior.

Total votes: 19

Preparación

  1. Haz primero el escabeche. Mezcla la sal y el agua hasta que la sal se haya disuelto por completo.
  2. Coloca las zanahorias, el eneldo, y las semillas de mostaza en un tarro de conserva.
  3. Vierte el escabeche hasta que las zanahorias estén cubiertas.
  4. Deja fermentar durante un mes en un lugar alejado de la luz solar directa donde la temperatura sea constante.

Recomendaciones del autor

Consejo: Abre los tarros de conserva de vez en cuando para comprobar cómo va el proceso de fermentación. Cuando los abras, el aire se escapará y las burbujas subirán a la parte de arriba. Esto es bueno. Tú también conseguirás flotar del delicioso olor que emanan. Después de aproximadamente tres meses, las zanahorias estarán en su mejor momento y conforme pase el tiempo estarán cada vez más ácidas.

Cuando inicies la fermentación de las verduras, es muy importante limpiar y desinfectar los tarros de conserva que utilices.

¿Cómo haces eso? Aquí está cómo hacerlo:

  1. Asegúrate que los tarros de conserva están limpios. Lávalos en el lavavajillas o a mano.
  2. Llena una cacerola grande con agua y sumerge los tarros de modo que estén completamente cubiertos.
  3. Pon el agua a hervir y deja que hiervan a fuego lento durante 15 minutos.
  4. Con cuidado saca los tarros de la cacerola utilizando, por ejemplo, un par de pinzas de cocina. Déjalos boca abajo en un paño de cocina limpio para que se sequen.
  5. Puedes también desinfectar las tapaderas y anillas de los tarros de conserva sumergiéndolas por poco tiempo en el agua hirviendo.

¿Quieres estar al día de nuestras novedades? ¡Suscríbete a nuestro boletín!