Ingredientes

  • 8 pimientos de asar ( la cantidad es opcional, pero aprovechar el fuego para poner todo lo que quepa, así podréis guardar )
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Cebolla fresca
  • Cebollino picado
  • Vinagre de jerez
  • Sal

Autor de esta receta

Tía Lou de El Huerto de Tia Lou

Tía Lou de El Huerto de Tia Lou

Gastro-bloguero / Escritor gastronómico

¿Las ensaladas? Me vuelven loca, frias y templadas, sencillas y sofisticadas.  Adicta al #salading, me apasiona todo... Leer más

Sin duda alguna es mi plato favorito del verano junto con las berenjenas asadas. Seguimos en modo cómodo para disfrutar del verano y por supuesto usando a tope nuestra máxima alidada. ¿Qué sería de nosotros sin nuestras barbacoas en casa?

Lo mejor de asar pimientos es que a medida que los cosechamos en el huerto van casi directos a las brasas. Gran parte de ellos los congelamos para el invierno, otros muchos no llegan a la nevera. Son deliciosos, nutritivos y muy versátiles. Podemos preparar miles de ensaladas. Os recomiendo que probéis ésta que os compartí hace ya algún tiempo y que es de los básicos en casa.  

Gracias a su piel, los pimiento se asan en su jugo . Eso es sin duda lo que marca la diferencia en su sabor, además del plus del humo. Muy sencilla, animaros y os alegraréis cada vez que no tengáis nada para comer. Os resolverá mil comidas y cenas. 

Tus mejores pimientos asados

Total votes: 10

Preparación

  1.  Lavamos bien los pimientos y con las manos bien limpias los frotamos con aceite de oliva. Esto ayudará en su cocción y cuando retiremos su piel.
  2. Tal cual los ponemos en la barbacoa con brasa medias y lo tapáis ( si podéis) para que se vaya haciendo.
  3. El tiempo de cocción lo va a ir viendo. Al menos una hora y media, depende del tamaño y de las brasas.
  4. Es importante que cuando esté cocinado lo saquéis y aún caliente lo pongáis en un tuper hermético. Así será más fácil quitarles la piel y conservaremos todos los jugos.
  5. Ya en frío, retiramos la piel, las pepitas y cortamos en tiras.
  6. Añadimos unas cebollas finamente cortadas y un poco de cebollino.
  7. Aliñamos al gusto y tenemos un plato súper rico.

Recomendaciones del autor

 Los pimientos que os sobren , podéis guardarlos en su propio jugo. Veréis que recurso más bueno para cualquier momento que no tengáis ganas o tiempo.

¿Quieres estar al día de nuestras novedades? ¡Suscríbete a nuestro boletín!