Ingredientes

  • Unas ramas de romero fresco
  • 1 cucharada de AOVE
  • 8 dientes de ajo ( por lo menos)
  • 1 litro de caldo de verduras
  • 1 chorreoncito de leche de coco o de nata ligera
  • 1 cucharadita de pasta miso.
  • Sal ( opcional)

Autor de esta receta

Tía Lou de El Huerto de Tia Lou

Tía Lou de El Huerto de Tia Lou

Gastro-bloguero / Escritor gastronómico

¿Las ensaladas? Me vuelven loca, frias y templadas, sencillas y sofisticadas.  Adicta al #salading, me apasiona todo... Leer más

Soy una fanática de las cremas y de las sopas, pero es que creo que no hay mejor forma de reconfortarse al caer la tarde que con una sopita deliciosa. Me deja el cuerpo listo para desconectar y descanso fenomenal.  En esta ocasión fusionamos oriente y nuestro próximo Mediterráneo. ¡Vaya mezcla viajera! 

Se trata de una receta muy sencilla de preparar y con esa mezcla de miso, ajo y romero es una delicia para el paladar.
Sopa miso cremosa de ajo y romero

Total votes: 29

Preparación

  1. En un cazo ponemos una cucharada de aceite de oliva virgen extra y un ramito de romero. Dejamos que se aromatice bien el aceite yretiramos el romero.
  2. En ese mismo aceite, doramos los ajos laminados. Debemos hacerlo a fuego lento para evitar que se quemen ya que amargaría nuestra cena.
  3. Seguidamente añadimos la cebolla  picada en trozos medianos.
  4. Una vez que esté todo cogiendo un bonito color dorado, retiramos del fuego y  trituramos con la batidora de mano.
  5. Es momento de poner el caldo de verduras. No te preocupes si no tienes, puedes usar agua o hacer lo mismo que nosotros en casa. No es más que ir guardando el agua de cocer verduras o cocinarlas al vapor. No llega a ser un caldo en sí, pero tienen nutrientes y nos encanta usarlo en recetas así.
  6. Dejamos que se haga todo bien durante unos 15 minutos aproximadamente.
  7. Con un poco del caldo caliente en un cuenco aparte, disolvemos la pasta miso. Reservamos.
  8. Añadimos una cucharada de leche de coco o nata ligera a vuestro gusto y removemos bien la sopa. Apagamos el fuego y añadimos la pasta miso

Recomendaciones del autor

No suelo ponerle sal porque la pasta miso le da un toque salado y en mi opinión no hace falta más. Pero al probarlo siempre lo podéis rectificar.

¿Quieres estar al día de nuestras novedades? ¡Suscríbete a nuestro boletín!