Ingredientes

  • 1 taza de quinoa
  • Un diente de ajo
  • Una hoja de laurel
  • Un brócoli fresco y crujiente
  • Una cebolla fresca
  • Semillas de sésamo negro
  • Un huevo escalfado
  • Una pizca de pimienta negra

Autor de esta receta

Tía Lou de El Huerto de Tia Lou

Tía Lou de El Huerto de Tia Lou

Gastro-bloguero / Escritor gastronómico

¿Las ensaladas? Me vuelven loca, frias y templadas, sencillas y sofisticadas.  Adicta al #salading, me apasiona todo... Leer más


Un plato único y completo como comida principal del día siempre es un acierto. Te ayudará a reducir tiempo en la cocina y puedes dar salida a cualquier resto que tengas en tu nevera. Con una base de quinoa harás de tu plato de aprovechamiento una comida completa.

Salteado de brócoli y quinoa

Total votes: 4

Preparación

  1. Ponemos a cocer la quinoa en agua con un diente de ajo machacado con la piel, sal  y una hojita de laurel. Sigue las instrucciones, pero yo la mía la dejé unos 13 minutos.
  2. Mientras tanto lava y trocea el brócoli y ponlo en la vaporera sobre la cacerola de la quinoa para que se haga al vapor durante unos 5 minutos. EL tiempo dependerá de cómo te guste el punto de cocción. En mi caso me gusta bien crujiente.
  3. En una sartén con unas gotas de aceite, saltea el brócoli hasta que se dore mínimamente. Esto le proporcionará un toque crunchy adicional y una mezcla de texturas que te va a encantar. Añade unas semillas de sésamo y termina de saltear.
  4. Retira la quinoa del fuego, cuélala e incorpórala a la sartén. Saltea todo junto un par de minutos y ya lo tendrás. Sólo necesitas añadir una cebolleta fresca en crudo para darle un toque de frescor adicional.
  5. Puedes coronar el plato con un huevo escalfado con un toque de sal y pimienta. 

Así de fácil tendrás este plato con todo lo que necesitas para afrontar el día más complicado. 

¿Quieres estar al día de nuestras novedades? ¡Suscríbete a nuestro boletín!