Ingredientes

  • 250 gramos (8.8 onzas) de harina (preferiblemente harina 001)
  • 150 ml (0.6 tazas) de agua templada
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de levadura
  • ½ cucharadita de azúcar
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 100 ml (0.4 tazas) de miel
  • ½ - 1 pimiento rojo
  • 100 ml (0.4 tazas) de tomate frito
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de vinagre balsámico
  • 1 pimiento italiano rojo y 1 amarillo
  • 100 gramos (3.5 onzas) de queso picante (azul)
  • Extra: robot de cocina, 2 sartenes aptas para el horno o una bandeja horno grande, rodillo de amasar

Di adiós a la entrega de pizza a domicilio… hacer tu propia pizza es más fácil de lo que creías y ¡solo necesitas un puñado de ingredientes para hacer la pizza perfecta! O quizás ya seas un auténtico maestro productor de pizza con sangre napolitana corriendo por tus venas y hornear pizzas es tu segundo estado natural. Pero ¿has hecho alguna vez un pan pizza? Pan pizzas tienen una corteza más gruesa, más dura y esponjosa y tienden a ser más crujientes que sus clásicas y bien-conocidas homólogas italianas. Preferiblemente prepara el pan pizza en ¡una sartén a prueba de horno o en una bandeja horno! Fácil de hacer, pero sooo yummie.

Para este pan pizza escogemos dos de nuestros colores de cobertura favoritos: amarillo y rojo. Los cortamos en aros, una tarea súper fácil porque esta variedad de pimiento italiano ¡apenas tiene semillas!

Para finalizar este atractivo plato, echamos por encima de la pizza queso picante (azul), que es el perfecto compañero para la miel dulce caliente que viertes en tu pizza después de tostarla en el horno. Esta corteza tiene una textura y sabor sensacional y al menos una vez en la vida deberías comerte un trozo de esta pizza. Rápida y fácil de hacer, una explosión de sabores únicos y una combinación de color amarillo-rojo de los pimientos italianos que ¡hacen tu pizza brillar!

 

Total votes: 74

Preparación

  • Coloca los ingredientes en la base del pan pizza en un recipiente para mezclar. Asegúrate de mantener la sal, el azúcar y la levadura separados. Haz un hueco en la harina. Vierte la cucharada de aceite de oliva en el hueco. Luego añade también el agua.
  • Remueve con una espátula y luego utiliza el robot de cocina o tus manos para amasar. Amasa durante al menos 10 minutos (o deja que el robot de cocina haga el trabajo duro). ¿Quieres comprobar si la masa está bastante trabajada? Hay un truco sencillo llamado la prueba del cristal de la ventana. Estira la masa tan fina como puedas y sujétala a la luz. Cuando puedas ver la luz a través de la masa está lista. No desgarres la masa, ese no es el objetivo de esta prueba. Deja la masa reposar durante al menos 1 hora hasta que haya doblado en volumen.
  • Mientras tanto, corta el pimiento rojo lo más pequeño posible. Coloca los trozos de pimiento en una fuente con la miel. Remuévelo y déjalo reposar hasta servirlo. Cuanto más tiempo mejor.
  • Calienta el horno a 250 grados (482 grados Fahrenheit).
  • Pica muy fino o machaca el diente de ajo. Mézclalo en una fuente con el tomate frito y el vinagre balsámico. Sazónalo con sal y pimienta.
  • Quita el tallo y las semillas de los pimientos italianos. Corta la carne en aros.
  • Engrasa tu sartén o bandeja de horno con un poco de aceite.
  • Desenrolla la masa de la pizza hasta que tenga aproximadamente ½ cm de grosor. No estamos haciendo pizzas finas con esta masa.
  • Luego divide la masa sobre las (2) sartenes o sobre la bandeja horno. Asegúrate que la pizza(s) tenga un borde más grueso.
  • Vierte la salsa de tomate en la base(s). Extiende los pimientos italianos y el queso azul por encima de la salsa de tomate.
  • Hornea la pizza(s) en el horno precalentado durante 15 - 20 minutos.
  • Sirve el pan pizza(s) con la miel caliente. Vierte la miel caliente encima del pan pizza antes de consumirla y a tu gusto.
 

¿Quieres estar al día de nuestras novedades? ¡Suscríbete a nuestro boletín!