Ingredientes

  • 1 taza de garbanzos cocidos caseros. ( Podéis usar de bote )
  • ½ litro de caldo de verduras básico ( a ser posible mejor casero )
  • Un par de pencas de acelgas
  • 1 o 2 ramitas de apio con sus hojas.
  • 1 cucharadita de pasta miso
  • Unas hojas de hierbabuena

Autor de esta receta

Tía Lou de El Huerto de Tia Lou

Tía Lou de El Huerto de Tia Lou

Gastro-bloguero / Escritor gastronómico

¿Las ensaladas? Me vuelven loca, frias y templadas, sencillas y sofisticadas.  Adicta al #salading, me apasiona todo... Leer más

En estos días de fresquete , el cuerpo te pide cuchareo. Pero el cuchareo no tiene por qué ser pesado y podemos preparar platos maravillosos de cuchara en un periquete.
Esta receta de hoy es nutritiva pero fresca y ligera. Estoy segura de que os sorprenderá.
Garbanzos ligeros con acelgas y apio




Total votes: 2

Preparación

  1.  Ponemos a calentar el caldo con los garbanzos mientras que vamos preparando las verduras.
  2. Lavamos las pencas de acelga. Le quitamos las hojas y las hebras más duras. Troceamos finamente. Hacemos lo mismo con el apio.
  3. Añadimos  las pencas y las ramas de apios cortaditos sin las hojas a la cazuela de los garbanzos.  
  4. Deberán hervir hasta conseguir una textura al dente. Unos 3-5 minutos.
  5. Sacamos medio vasito del caldo y dejamos que se enfríe un poco. Una vez templado añadimos la pasta miso y la disolvemos bien. Reservamos.
  6. En los últimos 2 minutos incorporamos parte las hojas de las acelgas y las de apio a la cazuela.
  7. Por último, y una vez hayamos apagado el  fuego, incorporamos el vasito con el miso diluido y movemos bien para que se vaya integrando todo.



¿Quieres estar al día de nuestras novedades? ¡Suscríbete a nuestro boletín!