Ingredientes

  • Coliflor morada
  • Una pata de pulpo cocida
  • 1/4 de cebolla fresca
  • Un puñadito de pistachos
  • Unas hojitas de salvia

Ingredientes del aliño

  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de Jerez
  • Sal ( Opcional)

Autor de esta receta

Tía Lou de El Huerto de Tia Lou

Tía Lou de El Huerto de Tia Lou

Gastro-bloguero / Escritor gastronómico

¿Las ensaladas? Me vuelven loca, frias y templadas, sencillas y sofisticadas.  Adicta al #salading, me apasiona todo... Leer más

Esta ensalada de pulpo y coliflor morada es todo un descubrimiento.
Cuando se alinean los astros y el huerto te da una coliflor morada y en el arcón ( bendito arcón congelador) tienes un pulpo roquero , salen platos tan deliciosos como estos. Una ensalada que de veras jamás pensé que comería. Coliflor y pulpo. Pero romper los esquemas a veces te da muy, pero que muy gratas sorpresas. En esta ocasión, además del festival de color, hemos disfrutado una peculiar mezcla de sabores. Un campo y mar de lo más veraniego.

Ensalada de pulpo y coliflor morada

Total votes: 14

Preparación

  1. Poner una olla mediana con agua a hervir.
  2. Cortar los arbolitos de la coliflor y lavarlos bien.
  3. Una vez esté el agua hirviendo, cocer los arbolitos de coliflor durante unos 3-4 minutos. A mí me gusta que queden al dente y crujan al masticarlos, pero el punto de cocción siempre depende de vuestro gusto, claro está.
  4. Yo este paso suelo hacerlo el día anterior o por la mañana y procuro aprovechar y escaldar alguna otra verdura que tenga de temporada. De forma ahorro tiempo y es muy fácil de preparar.
  5. Una vez cocido el pulpo, cortamos una pata. Reservamos.
  6. Hacemos una picada de pistachos u otro fruto seco que tengáis a mano.
  7. Cortamos la cebolla nueva en juliana y por último cortamos unas pequeñas hojas de salvia o alguna otra aromática.
  8. Al  emplatar, ponemos la camita de coliflor morada, a continuación la cebolla, el pulpo y rematamos con los pistachos picados y las hojitas de salvia. Así de sencillo.
  9. Ya por último a la hora de servir, aliñamos con aceite de oliva virgen extra, vinagre y sal si pensais que la necesitáis.  En esta ocasión ni siquiera eché sal porque el sabor de los ingredientes es potente y no lo necesitaba. Pero como siempre, el puntito del aliño es algo más personal.

¿Quieres estar al día de nuestras novedades? ¡Suscríbete a nuestro boletín!