Ingredientes

  • 2 remolachas con sus pencas.
  • 2 zanahorias medianas
  • 1 cucharadita de jengibre fresco rallado
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de Zanahoria rallada
  • Semillas de sésamo

Autor de esta receta

Tía Lou de El Huerto de Tia Lou

Tía Lou de El Huerto de Tia Lou

Gastro-bloguero / Escritor gastronómico

¿Las ensaladas? Me vuelven loca, frias y templadas, sencillas y sofisticadas.  Adicta al #salading, me apasiona todo... Leer más

Me costó introducir la remolacha en mi alimentación, pero cuando lo hice comencé a disfrutar no sólo de todos los beneficios que tiene, que son muchos, sino también de lo riquísima que está. Suelo traeros recetas de este tipo de cremas porque son muy recomendables para mantener un estilo de vida saludable. En especial ésta de remolacha es maravillosa para depurar y limpiar. Si le añadimos puerro, jengibre y zanahoria, se convierte en una explosión de lo más deliciosa y a la vez depurativa.
Estoy segura de que os sorprenderá.

Crema depurativa de remolacha







Total votes: 42

Preparación

  • Lavamos y cortamos las pencas de remolacha y el puerro  en trozos  como de 1 cm más o menos. El tamaño no es tan importante porque luego lo vamos a batir.
  • Ponemos en la olla  una pizca de aceite y cuando esté caliente añadimos una cucharadita de jengibre fresco rallado. Dejamos que suelte su esencia durante 1 minuto, moviéndolo para evitar que se queme.
  • Añadimos el puerro y las pencas de remolacha y dejamos que se haga a fuego medio con una pizca de sal hasta que empiece a dorars levemente.
  • Mientras, preparamos las zanahorias que lavaremos con esmero y usaremos con piel si son ecológicas. Si no lo son, las podéis pelar. Las troceamos y las reservamos.
  • Por último pelamos la remolacha. Quizás sea lo más laborioso de la receta. Más que nada por lo que mancha, pero sin duda os vais a alegrar. Una vez pelada la lavamos y troceamos.
  • A estas alturas el puerro y las pencas deben estar casi listos. Es entonces cuando añadimos las zanahorias y la remolacha troceadas. Cubrimos escasamente de agua y dejamos que hierva durante unos 20 minutos.
  • Una vez esté hecho, batimos bien, probamos y rectificamos si es necesario.
  • La presentamos con ralladura de zanahoria y semillas de sésamo blanco y unas gotas de aceite de oliva virgen extra.

¿Quieres estar al día de nuestras novedades? ¡Suscríbete a nuestro boletín!