Ingredientes

  • 4 trozos de Calabaza cortada en trozos gruesos, a ser posible con la piel
  • 2 dientes de ajo
  • Unas ramas de tomillo fresco
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Una hermosa Granada
  • Unos 80 grs de queso feta
  • Brotes de rúcula
  • Sal

Autor de esta receta

Tía Lou de El Huerto de Tia Lou

Tía Lou de El Huerto de Tia Lou

Gastro-bloguero / Escritor gastronómico

¿Las ensaladas? Me vuelven loca, frias y templadas, sencillas y sofisticadas.  Adicta al #salading, me apasiona todo... Leer más

Cada mes me emociona formar parte de esta gran familia de Love my Salad donde hace ya  10 años se cruzó en mi vida por casualidad y desde entonces me ayudó a ver las verduras con otra mirada.
Justo coincidía con que mi vida dio un vuelco y me vine  vivir al campo, donde tenemos un pequeño huerto,  El Huerto de Tía Lou. En él,  comenzamos a cultivar nuestras propias verduras. Fue entonces donde en cada cosecha me encontraba con mucha cantidad de una misma verdura y no me quedó más remedio que echar mano de la  “creatividad más verde”.  Gracias a Love my Salad, cada receta, cada artículo o cada ingrediente supone para mí un reto para aprender  comiendo bien y lo más bonito posible, que también cuenta.  Por eso todas y cada una de las recetas que preparo para vosotros, son para mi muy especiales. 

Calabaza confitada de Navidad

Hoy quiero compartir este delicioso plato que repetimos a menudo en casa en algunas fiestas. Se trata de una calabaza confitada en horno, aromatizada con ajo y tomillo y presentada con queso feta y granada. Una explosión de sabores distintos que combina de miedo. Por eso creo que es perfecto para Navidad. Es bonito, vistoso, saciante y de lo más nutritivo. Os puedo garantizar que os dejará con la boca abierta (para pedir más jeje)
En esta  Navidad tan diferente, donde todavía no sabemos dónde estaremos o si la podremos celebrar en familia, debemos todos hacer un esfuerzo e intentar que cualquier cosa sencilla sea algo entrañable y especial. Ese ha sido el motivo de prepararos mi Calabaza confitada de Navidad. Algo tan sencillo y tan esplendoroso preparada  con mucho cariño para una  noche tan especial.  
Os deseo todo lo mejor para todos. Espero de corazón que el año 2021  nos traiga una buena cosecha bien cargada de  aire fresco lleno de luz y de color. Que seáis muy felices amigos. Gracias por acompañarnos en este reto maravilloso de comer sano y delicioso.  
Un abrazo,

Tía Lou.

Calabaza confitada de Navidad

Total votes: 1

Preparación

  1. Preparamos un aceite aromatizado. Para ello machacamos de un golpe los ajos con su piel. Cortamos unas ramas de tomillo fresco, un poco de pimienta negra recién molida y un buen chorreón de aceite de oliva virgen extra.  Dejamos que se macere un buen rato para que se entremezclen bien los sabores. Yo suelo tener siempre algunos aceites ya aromatizados en casa.
  2. Cortamos la calabaza en trozos grandes de unos 3 cm de grosor con la piel. Las lavamos bien para asegurarnos que no tiene tierra, especialmente la piel.
  3. Ponemos papel de aluminio sobre la encimera. Colocamos encima  el papel de hornear de manera que sea éste el que esté en contacto con la calabaza.
  4. Secamos bien la calabaza y la pincelamos generosamente, le añadimos un poco de sal. La  envolvemos formando un paquetito asegurándonos de que está bien cerrada, como si fuera en “papillote”. De esta forma conseguiremos que la calabaza se caramelice en sus propios jugos.
  5. Calentamos el horno a 200 grados centígrados y metemos la calabaza durante una hora aproximadamente. El tiempo dependerá de la calabaza que utilicéis y los tamaños de los trozos. Pero no tengáis miedo porque al estar perfectamente tapada no se quemará, lo único es que puede caramelizar más.
  6. Una vez finalizado el tiempo, dejamos la calabaza en el horno cerrado para que termine de caramelizar.-  A mí me gusta hacerlo temprano y que esté algo templada a la hora de emplatar. Pero tanto caliente e incluso fría está deliciosa.
  7. Sacamos los trozos de la calabaza con cuidado de conservar los jugos. Éstos nos ayudarán a preparar el aliño final.
  8. Desmigamos el queso feta, desgranamos la granada y preparamos el aliño. Para ello debemos recuperar los jugos de cocción, unas gotas de AOVE y unos granos de  granadas. Mezclamos bien  y reservamos para el emplatado.
  9. A la hora de servir, colocamos los trozos de calabaza por encima el queso feta desmigado y un buen puñado de refrescante granada. Por último aderezamos con el aliño y rematamos con algunos brotes verdes, en este caso de rúcula.

¿Veis qué sencillo? Estoy segura de que os va a encantar.

 

¿Quieres estar al día de nuestras novedades? ¡Suscríbete a nuestro boletín!