Ingredientes

  • 500 grs. de altramuces
  • Sal
  • Agua

Autor de esta receta

Tía Lou de El Huerto de Tia Lou

Tía Lou de El Huerto de Tia Lou

Gastro-bloguero / Escritor gastronómico

¿Las ensaladas? Me vuelven loca, frias y templadas, sencillas y sofisticadas.  Adicta al #salading, me apasiona todo... Leer más

Cuando salimos de ruta por el campo, no miramos ni el reloj. Vamos recorriendo caminos y senderos disfrutando del aire libre y sin prisa alguna, entregandonos a ese momento de desconexion. Siempre llevamos agua, ya sabéis lo importante que es una buena hidratación. Pero tambien solemos llevar algo para picar por si nos alargamos más de la cuenta. Y es que cuando estás a gusto el tiempo pasa volando.
Estos altramiiuces que os traigo hoy son una magnífica opción para tomar como tentenpié en nuestras escapadas. Son legumbres por lo que tienen un gran aporte de proteína vegetal además de hierro y potasio. Aportan mucha fifbra y son sacienates.

Se preparan de forma muy sencilla, pero es algo trabajoso así que cuando los preparamos en casa, hacemos cantidad. Si os gustan como a nosotros os animo a qiue los preparéis, os van a chiflar.

Altramuces , un aperitivo genial


Total votes: 19

Preparación

  1. Debemos remojarlos durante una noche en abundante agua. Al menos unas 12 horas.
  2. En una olla grande ponemos los altramuces, cubrimos en abundante agua y los ponemos a hervir durante unos 20 minutos desde que comienza a hervir.
  3. Una vez que veías que ya están tiernos, pero con la textura firme, lo retiramos del agua y dejamos que se enfríen.
  4. En este momento los altramuces están muy amargos y no se pueden comer.
  5. Una vez fríos, ponemos en un recipiente grande los altramuces con agua nueva y una cucharada de sal y lo dejamos 24 horas en remojo.
  6. Al día siguiente  tiramos esa agua y hacemos la misma operación.
  7. Deberemos hacerlo durante 7 días, por eso digo que es trabajoso. Pero no es hasta entonces que se podrán comer, ya que habrá soltado el amargor de la legumbre.

Recomendaciones del autor

Para conservarlos, deberéis dejarlos en un tarro con agua y sal y te aguantan varias semanas.
Pero seguro que en cuanto los probéis, volaran.

¿Quieres estar al día de nuestras novedades? ¡Suscríbete a nuestro boletín!