Blog

Hortalizas, la base de la cocina mediterránea

Desde el inicio de la agricultura, hace unos 10.000 años, el ser humano vivió un cambio drástico en su alimentación. La disponibildad de cereales y una enorme variedad de frutas y hortalizas va a mejorar muy positivamente la nutrición de nuestros antepasados, hasta llegar al hombre actual.

Si bien es cierto que cada región a lo largo del tiempo ha ido adaptando su alimentación en función de sus necesidades, de la agricultura y clima propios, así como de sus costumbres y hábitos de vida.

La dieta mediterránea se ha configurado como una de las más saludables, y a mediados del siglo XX fueron reconocidos a nivel mundial sus beneficios y su influencia en la salud de la población.

Una dieta rica en frutas y hortalizas frescas, cereales (pan, arroz, pasta...), legumbres, aceite de oliva (nuestro oro líquido), pescado, poco consumo de carne (preferentemente aves) y un consumo moderado de vino configuran nuestros hábitos alimenticios

Y es que la incidencia de enfermedades cardiovasculares (colesterol elevado, arterioesclerosis...) ha venido siendo mucho menor en España, sur de Francia, Italia, Grecia y demás países del arco mediterráneo, que en otros países como Inglaterra o Estados Unidos, donde el consumo de productos frescos en muchísimo más bajo, en detrimento de productos industriales (bollería, platos preparados) con la consiguiente pérdida de vitaminas y la ingesta de enormes cantidades de grasas saturadas, por no hablar de la cantidad de mantequilla u otras grasas hidrogenadas con las que cocinan muy perjudiciales para la salud.

Las frutas y verduras son la base de nuestra cocina. No tienen apenas calorías, no tienen colesterol, son ricas en fibra, minerales y vitaminas, y además están deliciosas.

En España nuestra cocina se caracteriza por una buena base de sofrito de verduras. Paellas, estofados, salsas, carnes o pescados... para todo es fundamental un previo sofrito de ajo y cebolla o ya en función del plato a preparar, también sofreiremos pimiento, tomate, berenjena, calabacín... Se trata de rehogar con poco aceite de oliva y a temperatura no demasiado alta hasta pochar la verdura y hacerla tierna. La musaka griega, la paella española, la salsa boloñesa italiana, todos estos platos parten de un buen sofrito de verduras frescas.

También tomamos las verduras y hortalizas en crudo en ensaladas muy frescas de lechuga, patatas, olivas, pepino, tomates, zanahorias, pimientos, por supuesto acompañadas de aceite de oliva virgen extra y de vinagre. Sopas de verduras como el gazpacho, el vichysoisse (de puerro y patata); las cremas de verdura tan deliciosas como la crema de zanahoria, la de cebolla, brócoli, calabaza, etc. El hummus árabe, el falafel o el salmorejo son claros ejemplos de la importancia de las hortalizas como base en la cocina de todo el Mediterráneo.

Es por eso que la dieta mediterránea ha llegado a ser propuesta como patrimonio inmaterial de la humanidad.

Hortalizas, la base de la cocina mediterránea

Vivencias de

Chef Orielo

Chef Orielo

Gastro-bloguero / Escritor gastronómico

Me encanta usar verduras en mi cocina, que tiene un marcado carácter mediterráneo (aceite de oliva, pan, frutas, y hortalizas frescas). Las verduras son la base de mi dieta y mi cocina en... Leer más