Ingredientes

  • Fresas de temporada
  • Leche vegetal
  • Unas hojas de menta fresca

Autor de esta receta

Tía Lou de El Huerto de Tia Lou

Tía Lou de El Huerto de Tia Lou

Gastro-bloguero / Escritor gastronómico

¿Las ensaladas? Me vuelven loca, frias y templadas, sencillas y sofisticadas.  Adicta al #salading, me apasiona todo... Leer más

Así de sencilla es esta receta, pero no por eso menos deliciosa. Muchas veces nos complicamos demasiado ¿no os parece? Y cuando el producto es buen, es mejor no maquillarlo demasiado. Al menos así pienso yo. En esta época del año, adoro la llegada de las fresas de temporada. Me gusta cosecharlas, lavarlas para quitarles la posible tierra que haya podido coger y  comérmelas de un bocado. Y a vosotros, ¿os gustan las fresas? A mi casi me parecen pecaminosas, igual por eso las disfruto tanto ;)

Hoy más que una receta os traigo un recuerdo, el de las fresas con leche de mi infancia. Teníamos un campo, el de mi abuelo, con una tierra de daba maravillosas fresitas por las que casi nos peleábamos. Recuerdo aquel sabor y aquellas meriendas de fresas con leche.  Soy tan feliz cuando vuelvo por un momentito a esa ternura y sabores de infancia.

Pues en honor a la sencillez, a la frutra de temporada y a lo deliciosa que puede ser un desayuno o una merienda sin necesdad de tomar comida ultraprocesada. Hoy las he tomado a rodajas con una pizca de menta, pero en batido es también una idea estupenda.

Así que os propongo que es estos días  preparéis esta merienda.Fresas con leche vegetal

Total votes: 12

Preparación

 

  1. Un buen vaso de leche vegetal. En esta ocasión he utilizado leche de almendras, pero suelo cambiar según tenga en casa.
  2. Lavamos bien las fresas con cuidado e intentando no estropearlas en el proceso. Cortamos las hojas y las laminamos. También podéis cortarlas a cuadritos, yo lo suelo hacer así cuando están más estropeadas.
  3. Mezclamos las fresas con la leche y le incorporamos unas hojitas de menta.
  4. Dejamos un par de horas (de la noche a la mañana) de manera que se entremezclan los sabores .
  5. No le añado nada de azúcar así contrasto el dulzor de la leche de almendra con la acidez de las fresas y la frescura de la menta.

Recomendaciones del autor

Es importante no enjuagar las fresas hasta que las vayáis a utilizar. Así os durarán más.

¿Quieres estar al día de nuestras novedades? ¡Suscríbete a nuestro boletín!