Ingredientes

  • 250 g de pan focaccia (con romero) o ciabatta
  • 250 g de tomates cherry, en ramo
  • ½ cogollo de trocadero Salanova® verde
  • ½ cogollo de hoja de roble Salanova® roja
  • 500 g de gambas semi-peladas crudas, limpias
  • 1 diente de ajo, muy picado
  • 1 cucharadita de romero seco
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal marina y pimienta negra recién molida
  • 5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas de vinagre de vino rojo
  • 150 g de aceitunas verdes, sin hueso
  • 1 bola de mozzarella de búfala (150 g) cortada en dados

Autor de esta receta

Salanova® Lovers

Salanova® Lovers

Agricultor / Productor

Leer más
up

La cocina italiana es única en impresionar sin complicaciones. Esta ensalada italiana Salanova® reúne todos los sabores y colores de la cocina mediterránea. 

Preparación

1 Precalienta el horno a 180ºC/350ºF/gas 4. Corta la focaccia en trozos pequeños y divídelos en ⅔ de una bandeja de horno forrada con papel encerado. Hornéala durante 15 minutos. Tras 5 minutos, coloca los tomates en la parte restante de la bandeja. Déjalos en el horno hasta que el pan esté crujiente y los tomates estén asados. 

2 Pela las gambas y quítales las tripas (puedes dejarles el final de la cola para que decoren). Mézclalas con el ajo, el aceite de oliva y el romero. Sazónalas con sal y pimienta. Calienta una sartén para la parrilla y asa las gambas durante 4 minutos o hasta que estén rosáceas. 

3 Mezcla el aceite de oliva virgen extra con el vinagre y sazónalo al gusto con sal y pimienta. 

4 Quita la mitad del cogollo de la lechuga con la cortadora Salanova® o corta medio círculo alrededor del centro con un cuchillo. Lava y escurre las hojas y échalas a una fuente llana grande. Echa el aliño junto con las aceitunas, la mozzarella, los picatostes de focaccia y las gambas.

 

Consejo: Utiliza la cortadora Salanova® para cortar sólo la mitad del cogollo de modo que las otras hojas se mantengan unidas al mismo. Guarda la mitad del centro restante de Salanova® en una bolsa de plástico en el frigorífico para otro día.