Ingredientes

  • 1 taza de quinoa
  • 2 tazas de agua
  • 100 gr de gambas peladas
  • 1 cebolleta
  • 100 gr de carne de membrillo
  • 1 granada
  • menta o hierbabuena fresca

Ingredientes del aliño

  • sal
  • aceite de oliva virgen extra
  • Limón

Autor de esta receta

Conxy Gastroandalusi

Conxy Gastroandalusi

Gastro-bloguero / Escritor gastronómico

hacen volar mi imaginación y creatividad culinaria. Las ensaladas además de sanas, son originales, llenas de sabores y colores, por lo que con sus infinitas combinaciones disfruto inventando... Leer más
up

La granada, como fruta carnosa que es, posee elevado contenido en agua, siendo su valor energético muy bajo. Las proteínas representan un porcentaje muy bajo en su composición, aunque superior al de los lípidos.

Es una fruta rica en minerales, destacando el potasio, aunque también aporta fósforo, manganeso, calcio, hierro y magnesio. Entre las vitaminas, contiene principalmente vitaminas C, B1 y B2, aunque en pequeñas cantidades.

La granada puede consumirse fresca, o bien emplearse en la elaboración de zumos. En este último caso, hay que tener cuidado para no presionar demasiado las semillas, ya que al romperse provocan un sabor desagradable.

Además, la granada es un acompañamiento perfecto para algunos postres, como el yogur, o como complemento de las ensaladas, aportando color y nutrientes.

Las semillas de esta fruta se emplean cada vez más en la elaboración de conservas, jaleas, mermeladas, confituras, jarabes, helados... 

La granada también se pueden desecar y utilizar como especia en la condimentación de diversos platos.

Preparación

En primer lugar lavar la quinoa entre 4 y 5 veces para eliminar el "polvo" que desprende (saponina).

Una vez limpia cocinar a fuego medio-bajo en una cacerola con la siguiente proporción; por cada taza de quinoa, 2 tazas de agua. Estará lista en unos 10-15 minutos aprox.

Calentar el aceite en una cacerola mediana a fuego medio-alto. Saltear las gambas peladas (pero manteniendo la cola) y la cebolleta cortada en circulos finos.

En una ensaladera vertemos la quinoa cocinada, y le añadimos; la cebolleta salteada, las gambas, la carne de membrillo, la granada y las hojas de menta.

Aliñamos con el zumo de limón, el aceite de oliva virgen extra y sazonamos al gusto.

Recomendaciones del autor

Podemos sustituir la quinoa por cous cous o por pasta fresca, el resultado es delicioso