Ingredientes

  • 2 calabacines
  • 2 zanahorias
  • 1 patata grande
  • 3 dientes de ajo
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Ingredientes del aliño

  • 100 gr. de pan del día anterior
  • aceite de oliva virgen extra

Autor de esta receta

Chef Orielo

Chef Orielo

Gastro-bloguero / Escritor gastronómico

Me encanta usar verduras en mi cocina, que tiene un marcado carácter mediterráneo (aceite de oliva, pan, frutas, y hortalizas frescas). Las verduras son la base de mi dieta y mi cocina en... Leer más
up

Se ha hecho esperar, pero ya sí que va llegando el frío aquí al sur de España. Y nos apetecen cremitas y caldos calentitos para revitalizarnos después de un duro día de actividad. Y es que este tipo de cenas son perfectas, porque son ligeras, sanas, fáciles de hacer y deliciosas.

En este caso se trata de una crema de calabacín y zanahorias con un puntito de ajo tostado. El puntito de ajo rehogado en el aceite donde luego cocinaremos la verdura le da un sabor que a mi personalmente me encanta, pero si no os gusta el ajo podéis omitirlo. Es una crema muy sana, como decíamos, puesto que la verdura va rehogada un poquito en aceite, y cocida después. Pero lo bueno es que aunque las vitaminas se vayan al caldo de cocción, ese caldo lo vamos a aprovechar para triturar la verdura ya cocida con él para hacer la crema (anadiendo más o menos caldo según nos guste más líquida o más densa). No es necesario añadirle ni nata ni queso para hacerla más ligera. Podemos comer tranquilamente la crema sin lactosa y sin proteina láctea.

Por último le vamos a añadir unos picatostes de pan (aprovechando el que tengamos del día anterior, para no tirar nada). Además, podemos verter un chorrito de aceite de oliva virgen en crudo una vez que hayamos servido la crema en el plato y así tendremos una cena completísima.

Preparación

1. Pela y lava toda la verdura (la patata, los calabacines y las zanahorias). Córtala en cubitos medianos.

2. Añade aceite de oliva que cubra toda la base de una olla y rehoga los ajos hasta que estén dorados.

3. Rehoga la verdura un par de minutos en el aceite con los ajos.

4. Añade agua o caldo de verduras hasta que casi cubra toda la verdura y déjala cocer durante 25 minutos a fuego medio.

5. Cuando esté bien cocida la verdura, la trituras con el caldo y ya tienes la crema lista. Dependiendo de si la quieres más o menos espesa, añade o quita caldo de cocción.

6. Puedes acompañarla con picatostes, que son cubitos de pan duro salteados en un sartén con un poco de aceite de oliva.