Ingredientes

  • 4 patatas grandes
  • 150 gr de judías verdes frescas o congeladas
  • 60 gr de mantequilla
  • 1 vaso de leche (unos 150 ml)
  • 1 cebolla roja pequeña
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra recién molida (una cantidad generosa)
  • Agua

Autor de esta receta

Silvia González

Silvia González

Gastro-bloguero / Escritor gastronómico

Son saludables, vistosas y por supuesto una delicia. Permiten que dejemos volar nuestra imaginación y potencian la creatividad. Son generosas, combinando ingredientes sencillos obtenemos... Leer más
Total votes: 3

Deliciosa guarnición llena de sabor y cremosidad. Ideal para servir acompañando todo tipo de carnes asadas o guisos de caza.
Fácil y económica, reune todos los requisitos para convertirse en un básico de tu cocina. Viste tu mesa de exotismo y glamour dando un toque de cocina internacional con esta riquísima combinación de patata y judías.
La pimienta negra se encarga del resto, aporta un delicioso toque que hace inolvidable cada bocado.

Preparación

1. Cocemos las patatas al vapor, esperamos a que enfríen, las pelamos y mezclamos con la mantequilla, la leche, una pizca de sal y una cantidad generosa de pimienta negra. Mezclamos y machacamos hasta conseguir un puré.

2. Pelamos y partimos en brunoise la cebolla y el ajo. Salteamos en una sartén con la cucharada de aceite de oliva.
Añadimos las judías troceadas (crudas), rehogamos unos 3 ó 4 minutos a fuego fuerte. Salpimentamos, añadimos un poco de agua (medio vaso aproximadamente), tapamos y cocinamos durante unos 12 ó 15 minutos (o hasta que las judías estén a tu gusto)

3. Mezclamos las judías con el puré, añadimos una pizca más de sal y de pimienta negra recién molida y servimos inmediatamente.

¿Quieres estar al día de nuestras novedades? ¡Suscríbete a nuestro boletín!