Blog

Salud & Bienestar

Vegetales también en momentos bajos

En el mes del amor, todo parece recordarnos a primavera. En febrero ya empezamos a pensar en el buen tiempo pero aun con sensación de invierno pues suele ser uno de los mese más fríos.

Por esto durante el periodo de finales de invierno y principio de primavera  se dan tantos casos de “astenia primaveral”. Esta consiste en un conjunto de síntomas parecidos a los de la fatiga crónica o depresión pero menos intensos y de menor duración. Suele aparecer después de navidades y generalmente desaparece con la llegada de la soleada primavera.

Por esto en los periodos cuando nos sentimos con menos energía y ganas para seguir la rutina diaria hay ejercicios y alimentos que pueden ayudarnos a dar un empujón a esta situación.

En general el seguimiento de una dieta mediterránea se recomienda en estados puntuales de depresión no clínica. En particular existen nutrientes de los alimentos  que juegan un papel importante en su fisiología:

  • Vitaminas que se ven disminuidas en situaciones de estrés y que será fundamental mantener unos buenos niveles en los momentos bajos:
      Vitamina B6: atún claro > patata > plátano > guisantes > aguacate > pimiento rojo o verde.
      Vitamina B3: pechuga de pollo > atún claro > pez espada/emperador > maíz > guisantes.
      Vitamina C: pimiento rojo > pimiento verde > brócoli > naranja > coles de Bruselas > papaya > kiwi.

 

  • Glutamina, precursor del GABA involucrado en la relajación: proteínas de buena calidad > semillas de algarroba, lactobacillus casei, pan naturalmente fermentado.

 

  • Fibra, precursora de glutamina: judías blancas > garbanzos = lentejas > alcachofa > coles de Bruselas > brócoli > guisantes > kiwi > zanahoria > manzana = naranja. El gazpacho también es buena fuente de fibra.

 

  • N-acetil cisteína, potente antioxidante: todas las proteínas de buena calidad, cereales integrales, frutos secos.

 

  • Pescado azul, contiene omega 3 imprescindible para mejorar la memoria y proteger las células del cerebro: caballa > arenque > salmón > trucha > atún > gamba.

 

No solo es importante lo que se come, sino también lo que no se come. Por esto será de igual importancia reducir el consumo de azúcar blanca, grasas saturadas o harinas refinadas que harán el cuerpo más pesado y en consecuencia la mente.

A pesar de todos estos factores, la principal responsable, de alterar el estado de ánimo de un ser humano es la serotonina. Esta hormona es producida en el cerebro desde el aminoácido triptófano. Su función en el organismo es amplia pues, además de ser responsable del estado de ánimo, está involucrada en diferentes mecanismos como la regulación de la temperatura corporal, la sexualidad, el humor, la ira, la agresión, el apetito e incluso el sueño. Esto último se debe a que el mismo aminoácido que sintetiza la serotonina, el triptófano, también sintetiza la melatonina, y entre ambas conforman un ciclo día/noche en el que una activa la desactivación de la otra. La melatonina se activa con la oscuridad y la serotonina con la luz del día. De esta forma, cuando la serotonina se activa y se elevan sus niveles en sangre con la luz de la mañana, la melatonina disminuye los suyos para permitir despertar un nuevo día. 

Día y noche

 

Por esto es tan importante, sobre todo en personas con estados de ánimo vulnerables, respetar los horarios de sueño, pues tanto el estar despierto durante la noche como el estar durmiendo durante el día puede alterar los niveles de ambas (y otras) sustancias en sangre y predisponer ya no solo a la astenia primaveral, sino a la depresión.

Por último recuerda comer en compañía siempre que sea posible, pues la soledad agrava este cuadro. También mantenerte en actividad con deporte y en el día a día ayudará a subir el ánimo.

En compañía de frutas y verduras la vida se vuelve más ligera!

 

 

Vegetales en invierno

Vivencias de

Ana Molina Jiménez

Ana Molina Jiménez

Profesional de la salud / educador

¿Que por qué me gustan las ensaladas? No me imagino mi rutina diaria sin ellas. No me canso nunca, las ensaladas ofrecen tal abanico de posibilidades diferentes que resulta facil comerlas a... Leer más